La Indurain 2009

JessiYo

Perdonad por el abandono de este último mes pero la verdad que tampoco he tenido mucho que contar. He andado de vacaciones ciclísticas (eso ya os lo contaré) y dándole a la BTT. Pero bueno, ya va siendo hora de atender un poco el blog.

Una nueva marcha que añadir al curriculum. La verdad que La Indurain es una de esas marchas que por una u otra razón siempre se me había caído del calendario, aparte que el valle del Baztan es una de las pocas zonas del norte que me quedaba aun por conocer y le tenía ganas.

Así que con la excusa de coger unos puntitos para la liga de ForoMtb, pues lié a Frances, mi compañera habitual de viajes ciclistas para acudir a esta marcha.

El sábado tras pasar la mañana en la playa nos acercamos a recoger los dorsales. Todo rápido y de paso echar unas cervezas con esos compañeros del foro que desde la QH no veíamos. Como siempre, hay casi ponerse un poco sargento para regresar de vuelta al hotel, sino seguro que en alguna premarca de estas acabamos empalmando tomando cervezas en alguna terracita. Pero no queda mas remedio ya que nos alojamos en Irun, a unos 30 kms de Bera de Bidasoa, donde da comienzo la marcha y el madrugón que tenemos es importante.

El domingo llegamos, cosa poco habitual, con tiempo de sobra a la salida. Aunque en la costa el tiempo estaba despejado y se anunciaba día de mucho calor, el valle nos recibe con niebla y humedad. Casi deseando que se mantuviera así todo el día, pero me parece que no va a ser ya que no son ni las 8 de la mañana y ya comienza a dejarse notar el bochorno. Hoy el plan es diferente. Me ofrecí hace unas semanas, teniendo en cuenta que mi temporada ya ha tocado a su fin, a hacerle de gregario a Jessi. Después de ver como se portó en la última etapa de la Pirenaica (las vacaciones de las que os hablaba arriba), estaba seguro que podía hacerlo muy bien en esta marcha.

Con un poco de retraso dan la salida ya que había atasco en la carretera y deciden dejar tiempo para que la gente que falta llegue, así que aprovechamos para charlar con foreros y conocidos. Por fin nos ponemos en marcha, valle arriba en dirección Pamplona. Empieza la fiesta.

Los primeros kilómetros están marcados por las obras en la carretera, lo que provoca bastante tensión, pero vamos, nada que ver con lo de la QH gracias a que el pelotón no es excesivamente numeroso. Es una cosa que siempre me ha llamado la atención de esta marcha. Se apunta muchísima mas gente a la corta que a la larga, cuando lo habitual en casi todas las marchas el al contrario ¿miedo? ¿dureza del recorrido? ¿síndrome post quebranta? Ni idea, tenemos todo el día para descubrirlo.

De momento vamos acomodados en la grupeta intentando guardar y no cebarnos en los constantes arreones que se producen. De hecho ni hago amago de intentar enlazar con el grupo principal cuando tras una zona de repechos se producen los primeros cortes. No compensa nada gastar aquí. He estudiado el recorrido sobre el papel y aparte ayer un forero oriundo de la zona me estuvo describiendo casi milimétricamente el mismo.

De hecho pasada la zona de las obras volvemos a enlazar delante y a partir de aquí todo transcurre bastante mas tranquilo. Yo siempre con un ojo mirando hacia atrás controlando donde viene la rubia y abriendo el hueco para ir buscando la ubicación mas protegida en el pelotón.

Sin mas novedad, alcanzamos Doneztebe donde la carretera comienza a amenazar a puerto. Tras unos primeros repechos, algún kilómetro mas de plato antes de alcanzar Oronoz y encarar la subida a Belate. Establezco un ritmo de crucero cómodo pero alegre, mientras veo que nos pasa gente a montones mientras que el calor comienza ya a apretar. Le digo a esta que no se preocupe que a ver cuantos van a caer por el camino. La gente comienza con mucha alegría, pero esto es muy largo. No hacer falta esperar al final de la marcha, simplemente según vamos ganando altura en el puerto nosotros seguimos con ese buen ritmo crucero mientras que algunos de los que pasaban como aviones ya van cayendo poco a poco. El puerto tiene poca historia en si. Una primera parte con un par de zonas de rampones para luego meterse en una parte intermedia donde la carretera se estropea muchísimo y va ganando altura a base de herraduras con una pendiente constante en torno al 6 % que va suavizando según nos vayamos acercando al final del puerto. Largo y pestoso me pareció.

Arriba paro en el avituallamiento a rellenar botes y coger plátanos que seguro que hoy serán vitales para evitar los temidos calambres, mientras la jefa continua puerto abajo. Enlazaré fácil en la bajada pienso, pero buff que equivocado estaba. La bajada de este puerto es ínfima y pronto enlazamos con carretera ancha y zona de toboganes. Si le sumamos el viento de cara que pega, no os quiero contar el calentón que me pego en este tramo. Menos mal que cogí una pequeña grupeta donde dos chicos vestidos de rojo me echaron una buena mano y aun así no conseguí llegar hasta Jessi hasta el comienzo de la siguiente dificultad montañosa, Egozkue.

Tras nutrirnos lo mejor posible, volvemos al ritmo crucero. Este es un puerto sencillo, apenas 7 kilómetros bastante tendidos, con un descanso en la mitad y unas rampas un poco mas duras al atravesar la localidad homónima. Vamos en un pequeño grupito que van estirando y encogiendo la goma. En cuanto hay un poco de rampa se van unos metros pero nosotros a ritmo constante volvemos a entrar, ellos sabrán lo que hacen. Con cuentagotas seguimos cogiendo gente, lo que será la tónica de toda la marcha y la verdad que es algo que siempre motiva ya que es indicativo de que vamos con buen ritmo. Sin mas novedad, alcanzamos la cima y ahora si, por fin tenemos un poco de bajada de verdad donde recuperar las piernas y disfrutar trazando por una revirada y estrecha carretera, de las que me gustan. Así, llegamos a Urtasun, para girar a la izquierda hacia la presa de Eugi que domina el valle. Un repechón de un par de kilómetros para ganar el desnivel de la presa nos da paso a uno de los pocos tramos “llanos” de esta marcha. Lo de llano e un poco eufemístico ya que pica constantemente hacia arriba. Pongo un ritmo suave para no malgastar fuerzas, pero la jefa, pletorita tras cantarnos un espectador que lleva muy buen puesto, me pide un puntito mas. Dicho y hecho. Bajamos un diente y nos comemos este tramo a un ritmo muy alegre hasta el comienzo del que yo tenia fichado como el coco de la jornada, el puerto de Artesiaga. No por su dificultad global sino porque es en el único sitio del día donde nos vamos a encontrar rampas importantes ya que sus dos últimos kilómetros apenas bajan del 9%

La primera parte del puerto es muy tendida, transcurriendo por un angosto valle tremendamente tupido donde las hayas parecen querer engullirnos a cada pedalada. Prácticamente todo el pelotón que llevábamos a rueda en el llano, unos 10 o 15 componentes parecen encontrar las fuerzas perdidas al comienzo del puerto y nos adelantan como si les fuera la vida en ello. No me preocupo, es momento de contemporizar, aun no hemos pasado ni la mitad de la marcha y nuevamente se repite la historia de Belate ya que según transcurre la ascensión muchos van cayendo. En el duro tramo final, Jessi saca a relucir toda su casta subiendo a un ritmo mas que aceptable por rampas que llegan a marcar un máximo del 14%. Arriba, nuevamente repetimos la jugada y ella continua mientras yo paro a repostar liquido elemento. Esta vez no sufro tanto para enlazar ya que tras el puerto nos espera otro precioso valle con un descenso memorable, carretera perfecta y montones de curvas enlazadas, esto es el paraíso.

Abajo nos espera el valle del Baztan y casi sin un metro de respiro una nueva ascensión, en este caso una tachuela de 5 kilómetros, tendida, que nos conduce al pueblo de Ziga. El calor hace rato que aprieta con fuerza, aunque aun no nos tortura en exceso gracias a la frondosa vegetación que nos protege. Momento de recuperación esta ascensión, de suaves porcentajes donde intento buscar algún símil entre el Baztan de aquí y el Nuevo Baztan madrileño. Por mas que lo intento no me sale. El lado contrario no resulta tan amable, ya que la carretera esta completamente descarnada en algunos tramos tras el largo invierno que hemos vivido. Por suerte es un tramo corto, me preocupa mas lo que viene a continuación. Segunda ascensión a Belate.

El descenso finaliza bruscamente enlazando con las duras rampas del comienzo de la ascensión que mencionaba en el anterior paso. Es una dura prueba para las piernas con mas de 100 kilómetros ya en las piernas. Sigo mirando el pulsómetro y manteniendo el ritmo, pero aquí ya no contamos con el protector manto vegetal y el calor aprieta de verdad en un primer tramo de carretera ancha. Primeras señales de alarma cuando la jefa comienza a quejarse del mismo. No paro de animar, de intentar que distraiga la cabeza de esos pensamientos, tratar que se centre en el ritmo. La verdad que este primer tramo no lo hacemos nada mal, a un ritmo bastante similar al primer paso, pero en la parte media la cabeza vuelve a jugar malas pasadas. Cada vez que la veo agachar la cabeza hacia el manillar sigo con los ánimos: “Venga, dale, vamos bien, llevamos buen ritmo, no te me vengas abajo ahora”, en una curva con bastante publico concentrado me adelante unos metros para jalearles y que animen un poco a la chica, pero la crisis esta ahí. Aun así procuro no reducir el ritmo, ya que unas curvas mas arriba, veo que viene otra chica que ya traíamos controlada a la caza. “Vamos, no podemos dejar que nos coja, un poquitín mas, un poco mas adelante suaviza, si llegamos arriba no nos echa mano” a la par que miento un poco sobre lo que nos queda hasta arriba. Aparte, la visión del rosario de participantes sentados a la sombra de los árboles y gente haciendo eses sirve de acicate para superar estos duros momentos. Poco antes de la cima, me adelanto al avituallamiento para coger liquido. El calor y la humedad ya son sencillamente horribles. Pero aun así hemos pasado lo peor. Aunque quedan mas de 50 kms y otro puerto, se que después de superar este mal momento ya nada nos va a parar. En la bajada enlazo rápido y sin dilación me pongo a tirar como un poseso a pesar del aire de cara. Mi única obsesión es que no entre la chica que venia detrás y llegar con renta suficiente a la última ascensión, realmente voy tirando con todo y lo mejor de todo es que parece que la crisis ha pasado ya que Jessi no se despega ni un metro de mi rueda. De hecho tanto se tomo en serio lo de seguir la rueda, que en una grupeta que enlazamos uno trata de darme relevos, cara al aire y le tiene que echar una pequeña bronca para que le deje el hueco tras de mi, que no va a salir a relevar desde el tercer puesto del grupo, es la nota graciosa de la jornada.  Aun así, las grupetas que enganchamos ya van muy tocadas. Por lo que me pego una panzada muy importante a tirar hasta pie de Orokieta, la “última” dificultad. Llego a pie de puerto pelín tocado, con la espalda quejándose de abusar de desarrollo cara al aire, pero creo que ha tenido que valer ya que hemos venido muy deprisa.

Esta subida es la única de la que no había encontrado información detallada. Apenas la tosca altimetría que aparecía en la web del organizador. Casi 8 kilómetros, bastante tendidos menos el final que se endurece con algunas rampas duras. Pero aquí el ritmo vuelve a ser bueno, salvo cuando la pendiente se acentúa, subimos muy alegres. Como se nota lo que puede la cabeza. Belate no nos mató y hemos salido reforzados. Sigo con los continuos ánimos, buscando los puntos kilométricos de la carretera que coinciden con la distancia ascendida. La última parte no parece acabar nunca.

Nueva parada en el avituallamiento, a pesar de que se han acabado los puertos, aun queda mucha marcha, unos 40 kilómetros desde la cima y ya me han advertido que no es todo para abajo como parece deducirse del perfil. La revirada bajada nos mete en una intrincada zona de pequeños valles que mucho me recuerdan al periplo por Lieja el pasado año. Uno de los componentes de la grupeta en la que veníamos se ofrece a echarme una mano en los relevos cuando lleguemos al llano, realmente lo agradezco, porque tras el primer repecho veo que las piernas comienzan a flojear, hace rato que tengo un intenso dolor de cabeza, creo que el calor me ha machacado a pesar de no dejar de beber y comer, intento no mostrar debilidad, hay que seguir currando.

Pasamos los repechos como buenamente podemos, sin gastar mas de la cuenta en previsión de lo que parece va a ser la puntilla final ya que todo indica que el tramo final va a ser con aire de cara, mucho aire.

Tras atravesar de nuevo Doneztebe, enlazamos con la carretera de la ida y ahí lo tenemos. Me pongo a tirar como un loco, hasta que reviente, mientras vamos cogiendo gente que se nos va uniendo. Al principio el compañero me da relevos, pero llega un momento en que me dice que va cascado, que no puede pasar. No importa, se agradece. Sigo a tope, pegándome en los repechos para mantener el plato y que no baje la velocidad. Hasta donde llegue. Seguimos cogiendo gente, entre ellos un triatleta que se nos escapó en la bajada. Pero llega un momento, faltando unos 15 a meta que las piernas dicen basta. En un repecho fundo a negro, se veía venir. Me dejo caer en el grupo y entonces es el triatleta el que se acopla y se pone a tirar fuerte sin exigir relevo. Bravo por él. Vamos volando hacia la meta y yo cada vez mas entorrijado, mirando el cuentakilómetros para ver cuanto queda y sufriendo para mantener la rueda. La vista se va nublando y empiezan a llegar los sudores fríos a pesar del intenso calor, síntoma de pájara. En esos momentos, tengo un pequeño atisbo de lucidez y recuerdo la ampolla de glucosa que llevo siempre para estos casos. Tiro de ella y justo es la chispita que me hace despertar y volver a la vida esos 10 últimos kilómetros hasta que entramos exultantes en meta. 6 horas 59 min. 45 seg. Estoy totalmente fundido, aunque la cara de Jessi en meta recompensa todo el esfuerzo.

Realmente, hoy me ha llenado mucho mas esta marcha que alguna otra de este año. Sin ir mas lejos la QH que no me dejó ningún sabor de boca, mientras que hoy he disfrutado muchísimo, no esforzándome por mi sino haciéndolo para otros, no solo para Jessi, sino para todos los que se subieron al tren en todos los tramos donde me harte a tirar, seguro que ellos también lo agradecerán. Otra forma diferente de enfocar una marcha y la verdad que me ha gustado. Ya el delirio llega cuando llega la entrega de trofeos y vemos que ha hecho 4ª en la general de chicas, para a continuación, entregar los premios por categorías y resulta que la llaman al Podio como primera clasificada a pesar de lo que aparecía en el diploma. El broche perfecto a esta dura jornada de ciclismo. Estoy tan contento casi como si hubiera sido yo el agraciado, me ayuda a comprender esta oscura faceta del ciclismo que vemos en la tele, la de esos esforzados que pasan las etapas subiendo y bajando al coche a por botellines, que pasan el día protegiendo a su líder del viento. Bravo por ellos.

Ya van quedando pocas fechas en el calendario. Pero bueno, por aquí andaré para seguiros contando las andanzas.

Be Sociable, Share!

, , , , , , , , ,

15 Responses to La Indurain 2009

  1. Eneko 28 julio 2009 at 20:24 #

    Buena crónica, Sergio. Seguro que Jessi y tu os acordareis de esta marcha durante mucho tiempo!!!

    Enhorabuena a los dos.

  2. Alberto 28 julio 2009 at 22:01 #

    seguro que si!

    felicidades a los dos

  3. ccberatarra 29 julio 2009 at 0:37 #

    Gracias por tu magnífico relato. Aprovechamos para comentarte que el perfil de Orokieta lo sacamos apuntando cada 10 metros la altura del puerto en un cuentakilómetros con altímetro. Luego, un simple gráfico de excel con los porcentajes según las mediciones. Vamos, totalmente rudimentario.
    Enhorabuena a tu compañera. Y de paso, queremos agradecer a todos los participantes su participación en la marcha, esperando volver a verlos en próximas ediciones.
    Por cierto, nos gustaría recibir direcciones web con fotografías o videos de la marcha, y así poder enlazar con ellas desde nuestra web. Por favor, mandar los enlaces a ccberatarra@laindurain.com. Gracias y saludos

  4. maria 4 agosto 2009 at 15:01 #

    Enhorabuena a Jessi por su puesto y el sufrimiento que ha superado y a ti también por supuesto por disfrutar entregándole tanto a los demás.
    Un slaudo.

  5. Cascoloco 4 agosto 2009 at 21:08 #

    Emocionante crónica…
    ¿No te animas a hacer una marcha cicloturista en tándem?

    Saludos.

  6. Manu 5 agosto 2009 at 9:11 #

    En hora buena a Jessi y a ti Sergio por el buen resultado (ademas una cronica muy buena de la marcha)! Yo estuve en la marcha y la verdad que es una marcha cicloturista muy exigente. La QH lo es tambien, pero esta no se queda atras!

    Saludos desde Garnada

  7. PRC 11 agosto 2009 at 17:11 #

    Sergio nos gustaría contar contigo en la inaguración del Gran Premio Canal de Castilla.

    El Gran Premio Canal de Castilla es un proyecto que a través del ciclismo pretende lograr un desarrollo turístico adicional entorno a uno de las mayores obras de la ingeniería civil realizadas en España, el Canal de Castilla.

    Se trata de organizar una marcha cicloturista, la primera en España con tramos no asfaltados, que pretende ser el punto de partida de una futura carrera profesional.

    Màs información en:

    http://plataformarecorridosciclistas.org/2009/08/10/proyecto-gp-canal-de-castilla/

    Un saludo

  8. Jessica 12 agosto 2009 at 9:42 #

    Gracias a todos por los ánimos y sobre todo a Sergio por ayudarme a conseguir éste tiempazo…

    Pronto nos veremos en otra.

  9. Blogscilistas 12 agosto 2009 at 16:41 #

    Enhorbuena a los dos! menuda tiempazo Jessi! Podeis mandarnos vuestros blogs a http://www.blogsciclistas.blogspot.com

  10. VIC20 12 agosto 2009 at 18:29 #

    Que le ha pasado a tu cuadro time??? ……en algun lado habrás contado la batallita ponme el enlace porfavor…….que tengo a la mia temblando de pensar que es un fallo en serie

  11. Sergio 12 agosto 2009 at 18:34 #

    Petó en la Irati Xtrem y me lo cambiaron en garantia por un Time Edge RS con Translink de este año, guapisimo en blanco. Lo puedes ver en mis álbumes de picasa http://picasaweb.google.es/serpal/

  12. VIC20 12 agosto 2009 at 19:07 #

    El cuadro es una moneria, ya lo habia visto por aqui a un tendero de montilla, y alguno que otro en la hubert arbes de este año que es donde mas time/m2 he visto…….puestecitas en las bacas de los coches y la gente comiendo en el pabellón…se nota que no estabamos en españa…..pero que le paso a la vxr….el desconchon del interior del la caja del pedalier?

  13. EDUDU 18 septiembre 2009 at 11:32 #

    Enhorabuena a los 2. primera crónica que leo desde ahce tiempo y buenísima.

  14. RAMON LACASTA LOPEZ 17 enero 2010 at 15:54 #

    HOLA JESSI Y SERGIO, SOY RAMON, EL TRIATLETA DE CASTELLON CON EL MAILLOT NEGRO DEL FESTIVAL VILA-ROCK, ESTUVIMOS JUNTOS DURANTE LOS ULTIMOS 50/60 KM. FUE UN DÍA DE LOS QUE HACEN AFICIÓN, PERO DE NO SER POR VOSOTROS HUBIESE SIDO IMPOSIBLE BAJAR DE LAS 7 HORAS.
    UN SALUDO Y ESPERO COINCIDAMOS EN FUTURAS MARCHAS.
    RAMON LACASTA.

  15. sergiopalomar 4 febrero 2010 at 10:15 #

    Es lo que tiene compartir esfuerzos. Ese sub7h tambien es gracias a tí. Nos vemos en las marchas.

Deja un comentario